La “Miel de Granada” nos ofrece una excelente calidad y una gran variedad de colores, sabores y aromas. Podemos disfrutar de mieles monoflorales de castaño, romero, tomillo, aguacate (exclusiva de la zona), naranjo o azahar, cantueso, miel de la sierra y miel multifloral.

El proceso de recolección y tratamiento de la miel es prácticamente artesanal. Es un alimento totalmente natural, al que no se le añade ningún aditivo ni conservante. Tiene la ventaja de que por su alto contenido en azúcares, puede conservarse durante largo tiempo. También contiene sales minerales ricas en potasio y de fácil asimilación, enzimas y ácidos orgánicos.

Es muy energética y digestiva, mejora la recuperación muscular. También posee numerosas propiedades beneficiosas para las personas aquejadas de problemas cardíacos, reuma y artritis, insomnio, y por supuesto, resfriados y enfermedades respiratorias.

La Miel de Granada

PROCESO ARTESANAL

La abeja melífera y el pecoreo


Para recolectar las materias primas que necesitan para fabricar miel y otros productos, las abejas recurren al pecoreo. Es decir, a una técnica muy particular de recolección. Sólo las abejas que han cumplido 21 días están preparadas para pecorear. Para que se produzca la polinización, toda abeja pecoreadota sólo visita flores de la misma especie en cada viaje. Aunque no suele alejarse más de un par de kilómetros, en caso de escasez de flores pueden distanciarse de la colmena hasta 14 kilómetros. Las abejas pecoreadoras también se encargan de recolectar agua y polen. Este último producto lo almacenan en una bolsita que tiene en las patas traseras, denominada corbícula.

Evolución de la colmena


La colmena es un organismo vivo que bascula al ritmo de las estaciones. En primavera, se vive una situación delicada, pues hay muchas flores pero la colonia, después del invierno, cuenta con pocas abejas para recolectar. Por ello, la reina incrementa su postura de huevos en esta época. Por el contrario, a finales de verano y en otoño, las floraciones escasean y la reina disminuye su puesta. Sin embargo, en este periodo hay mucho alimento almacenado, imprescindible para que la colonia pueda superar el invierno. Como es lógico, ante la imposibilidad de pecoreo, la reina deja de poner en época invernal y las abejas esperan dentro de la colmena la llegada de una nueva primavera.

Castra


En apicultura, la extracción de miel se denomina “castra”. La extracción comienza quitando el techo y el cubridor de la colmena, momento en que cunde la alarma entre las abejas y es preciso utilizar el ahumador o cualquier otro método útil para evitar que piquen. Con las pinzas se extraen los cuadro móviles donde se encuentran los paneles con la miel. Las abejas más tozudas que quedan pegadas se apartan con un cepillo suave. Los panales cubiertos con el opérculo que las abejas crean en las celdas para proteger la miel, confirman que ésta ya ha madurado y que conserva el grado óptimo de humedad para su extracción. Una vez depositados los panales en los transportines el trabajo del apicultor en sus apiarios ha terminado. El proceso continuará ahora en la fábrica donde es siempre más fácil controlar la higiene que se necesita para una miel de calidad.

Tipos de miel y trashumancia


La trashumancia es bastante común en apicultura. En la provincia de Granada la mayoría de apicultores profesionales la practican. El apicultor va trasladando sus apiarios de una zona a otra según el ritmo de las estaciones y la mayor abundancia de floraciones. Otra ventaja de la trashumancia es que las diferentes floraciones permiten obtener variedades específicas de miel. Por ejemplo, en primavera se puede obtener miel de aguacate al colocar las colmenas cerca de los cultivos tropicales, o de azahar y romero en las zonas bajas de nuestras sierras y valles. Ya a mediados del verano, los apiarios viajan a un piso bioclimático más elevado, en la Alpujarra, donde se obtiene miel de castaño, por ejemplo. En verano, sólo en las cumbres de Sierra Nevada es posible encontrar flores, de las que se extrae finalmente una espléndida miel de sierra.

Desoperculado


Una vez trasladadas las alzas mielarias a un almacén, se procede a su vaciado mediante métodos mecánicos. Esta operación se realiza en la llamada “zona limpia” de la fábrica. El primer paso es el desoperculado de los panales, es decir a la apertura de las celdillas, retirando el opérculo, o capa de cera con las que están selladas. Para realizar esta tarea, se utilizan cuchillos calentados a una temperatura específica, 63 grados centígrados, bien mediante agua caliente, bien por vapor o electricidad. Las grandes fábricas usan máquinas desoperculadoras. Un buen desoperculador no corta más que los opérculos, evitando segar parte de la celdilla, para que no se pierda miel en la operación.

La producción de miel


Para preparar miel lista para su consumo, el siguiente paso al desoperculado es la extracción del producto mediante centrifugación en frío de los panales. Actualmente, esta tarea se realiza gracias a una máquina centrifugadora, dotada con un bastidor para colocar los cuadros. La centrifugación consigue que la miel vaya desprendiéndose poco a poco de las cedillas, choque en las paredes de la máquina y se escurra en dirección a un receptáculo situado en el fondo de la máquina. Pero antes, pasa por un tamiz inoxidable para limpiarla de impurezas, burbujas de aire o restos de cera.

Envasado


Antes de envasar la miel, es necesario dejar que el producto madure en tanques decantadores, donde igualmente se termina de limpiar. En estos recipientes especiales, la miel debe permanecer al menos 48 horas y nunca más de 5 días. En dicha fase, también se suele someter a la miel a un proceso para evitar que se cristalice o, en su caso, para descristalizarla. Para ello, se emplean tanques especiales de doble pared, donde la miel queda en el centro, rodeada de una pared exterior con agua o aceite caliente. El paso final de la producción de miel es el transporte por bombas mediante cañerías a la zona de envasado y etiquetado. Y ya está lista para ser comercializada.

Contacto | Términos de Uso | Política de Privacidad


Copyright © 2011 Consejo Regulador Denominación de Origen Protegida Miel de Granada.

Todos los derechos reservados

Lo más natural 
de nuestras sierras